Mohamed Bin Salmán desafía en Buenos Aires las denuncias por la guerra de Yemen

Mohamed Bin Salmán ya está en Argentina. Ha sido el primer líder extranjero en llegar a Buenos Aires, donde el viernes y el sábado participará de la cumbre del G20.

 

 

El príncipe heredero saudí no parece preocupado por la denuncia presentada por la ONG Human Rights Watch (HRW) ante la justicia argentina para que sea detenido por presuntos crímenes de guerra cometidos por su país en Yemen.

 

 

Apenas en tierra, su comitiva, integrada por 400 personas, atravesó toda la ciudad con tránsito despejado hasta la Embajada de su país, un palacete de estilo francés en el que se alojará y que linda con la legación de España. En el aeropuerto lo recibió el canciller argentino, Jorge Faurie.

 

 

La denuncia de HRW quedó en manos de un fiscal federal, quien ahora deberá recolectar las pruebas que luego analizará un juez. Bin Salmán puede estar tranquilo: la complejidad del trámite y su estatus diplomático neutralizan cualquier posibilidad de detención.

 

 

El fiscal Ramiro González ha iniciado este miércoles el trámite contra Bin Salmán. El primer paso ha sido pedir al juez Ariel Lijo, a cargo del expediente, que consulte si el príncipe heredero tiene “procesos en trámite en el Reino de Arabia Saudí y la República de Yemen” relacionados con la denuncia de HRW y que tome las medidas “relativas a determinar el estatus del príncipe Mohammed bin Salman”.

 

 

Son pasos imprescindibles. La Constitución argentina reconoce la jurisdicción universal para juzgar crímenes de guerra y torturas, pero siempre que no haya investigaciones en curso en el país de origen.

 

Con la Información de El País

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply


Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Wordpress Themes wordpress