Los peligros de Bolsonaro para Brasil

Defensor del fascismo, la dictadura militar y el uso de armas, además de racista, homofóbo y misógino.

 

 

Esta es la descripción del candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), quien lideró la primera vuelta electoral en Brasil con 47 millones de votos.

 

 

Bolsonaro ha dejado clara su propuesta de gobierno: es el candidato de la privatización de empresas como Petrobras y Electrobras, de la entrega de recursos a Estados Unidos, de la oposición a la integración latinoamericana.

 

 

Analistas advierten de la amenaza que representa Bolsonaro a los derechos de los trabajadores, de las mujeres, la comunidad LGBTI, pero sobre todo a la democracia de Brasil, uno de los diez países con las economías más poderosos del mundo, una nación de los BRICS, un bloque pro multilateralismo y contra el proteccionismo.

 

 

“Ocurre que Bolsonaro no es la causa de una democracia que agoniza, sino su consecuencia. Cuando se siembra la desconfianza, el miedo, el odio y el desprecio hacia la institucionalidad democrática, por más fragilidades y defectos que ella posea, lo que se construyen son las bases éticas y políticas de regímenes totalitarios y despóticos”, así sintetiza el secretario ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili, las razones por las que Bolsonaro haya recibido una cantidad tan alta de votos.

 

 

  1. A favor de la dictadura y la guerra

“¡Sí, estoy a favor de una dictadura!”, dijo Bolsonaro en 1993, desde la Cámara baja de Brasil, donde llamó al restablecimiento de la dictadura militar de 1964 a 1985, a la que sirvió como capitán del Ejército.

En 1991, favoreció una “guerra civil” en Brasil para matar a “unas 30.000″ personas”, entre ellas el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso.

De ser elegido presidente cerraría el Congreso y aumentaría la presencia de militares en el Gobierno: “Habrá un golpe ese mismo día”.

Su postura a favor de la dictadura fue enfatizada en 2016, cuando dedicó su voto a favor del impeachment de la presidenta Dilma Rousseff al torturador de la dictadura militar, excoronel Carlos Alberto Brillante Ustra, quien comandó el principal centro de torturas de Brasil.

“El error de la dictadura fue torturar y no matar”, dijo en una entrevista a Jovem Pan en 2016.

 

 

  1. Privatización estatal 

Reducir el número de ministerios, privatizar las empresas estatales (Petrobras) concesiones y venta de propiedades públicas, es la “apuesta” económica de Bolsonaro, en caso de ganar la segunda vuelta electoral del 28 de octubre.

Crear un sistema de jubilación por capitalización (sistema heredado de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile) y que los ricos paguen menos impuestos.

 

 

  1. ¿Combatir la inseguridad? Y culto a las armas

“Primero desde un helicóptero se tiran volantes y folletos, dándoles seis horas a los delincuentes para entregarse y aleccionando la delación de los pobladores.

Cumplido el plazo, si no se entregan los bandidos, se ametralla el barrio pobre desde el aire”.

Esta es la propuesta de Bolsonaro para eliminar la “delincuencia” en Brasil.

El candidato de la ultraderecha en diferentes apariciones públicas ha simulado tener un arma en sus manos y disparar a la multitud.

Bolsonaro cree en la flexibilización del porte de armas para combatir la inseguridad.

Propone bajar la edad de imputabilidad penal a 16 años.

Los policías “tendrán protección jurídica. Garantizada por el Estado, a través de una exclusión de punibilidad”.

Para Bolsonaro, los oficiales que matan con “diez o treinta disparos cada uno” deben ser condecorados.

Es defensor de la pena de muerte y la castración química.

 

 

  1. Eliminar derechos de la comunidad LGBTI

Jair Bolsonaro dijo que de llegar a la Presidencia le quitaría los derechos a los homosexuales. Su postura va acorde con su homofobia: “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual” y preferiría que su hijo muera en un accidente a que sea gay.

 

 

  1. Fundamentalismo reliogoso 

Como miembro de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo, iglesia evangélica radical, Bolsonaro está en contra de la libertad de credo y del laicismo en Brasil: “Dios encima de todos. No existe esa historita de Estado laico, no. El Estado es cristiano y quien esté en contra, que se mude”.

Bolsonaro aseguró que eliminará de las escuelas la educación sexual.

 

 

  1. Discriminación racial

“Las minorías tienen que plegarse a las mayorías”, esta frase por sí sola expresa la posición de Bolsonaro ante las minorías afrodescendientes e indígenas.

Para ser más específicos, el candidato ultraderechista ha dicho que los negros “no hacen nada, no sirven ni para procrear”.

Mientras que a los pueblos originarios los ha catalogado como “indios hediondos, no educados y no hablantes de nuestra lengua”.

 

 

  1. Derechos de las mujeres

“Las mujeres deben ganar menos porque se quedan embarazadas”, expresó Bolsonaro en alguna ocasión, un hombre que ha sido acusado de amenazas de muerte por su exesposa Ana Cristina Siqueira Valle, quien huyó a Noruega con el hijo de ambos.

Pero Bolsonaro nunca ha ocultado su pensamiento misógino, en 2017 dijo públicamente: “Tengo cinco hijos.

Cuatro fueron hombres, en la quinta tuve un momento de fragilidad y vino una mujer”.

El candidato prometió vetar cualquier tentativa de flexibilización de la ley del aborto.

 

 

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply


Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Wordpress Themes wordpress