EuropaInternacional

Líderes occidentales, ‘preocupados’ por condena a muerte de Mursi

La Casa Blanca, la Unión Europea (UE) y el secretario de Naciones Unidas (ONU) expresan su “preocupación” por la confirmación de la pena capital para el expresidente egipcio Mohamad Mursi.

“La Unión Europea espera que estas sentencias se revisen en el procedimiento de apelación”, dijo el martes en su comunicado la jefa de la Diplomacia de la UE, Federica Mogherini, tras calificar la sentencia de “acontecimiento preocupante” y expresar una condena general contra la pena capital.

Mursi, derrocado en julio de 2013 por medio de un golpe de Estado militar, recibió una condena a muerte el 16 de mayo por fugarse de la cárcel de Wadi al-Natrun, junto con otros líderes de los Hermanos Musulmanes (HHMM), el 30 de enero de 2011, durante la revolución que acabó con la dictadura de Hosni Mubarak.

El martes, el Tribunal Penal de El Cairo confirmó la condena contra Mursi.

Mogherini considera, además, que una segunda sentencia de cadena perpetua contra Mursi (de la que debería cumplir 25 años de prisión), es contraria “a las obligaciones de Egipto, en virtud de la legalidad internacional”.

Joshua Earnest, portavoz de la Casa Blanca, 12 de junio de 2015.

 

La UE exige a Egipto que haga cumplir “el derecho a un juicio justo y preserve las debidas garantías procesales (…), basándose en imputaciones claras e investigaciones adecuadas e independientes”.

También la Casa Blanca criticó la confirmación de la sentencia. “Nos perturban profundamente las sentencias de motivación política que se han pronunciado contra el expresidente Mursi y varias personas más”, dijo el martes el portavoz del Gobierno estadounidense, Joshua Earnest.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, manifestó a través del portavoz Farhan Haq su “seria preocupación”, recalcando que “el veredicto está aun sujeto a recurso”. Ban “seguirá vigilando el proceso muy de cerca”, añadió Haq.

Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Ginebra (Suiza), 15 de junio de 2015.

 

Desde el derrocamiento de Mursi el 3 de julio de 2013, las autoridades egipcias han reprimido violentamente, con el aval del presidente Abdel Fatah al-Sisi, a los simpatizantes de los HHMM, agrupación a la que pertenece el depuesto mandatario, y que fue declarada “organización terrorista” a finales de 2013.

Solo en lo que va del mes de junio, los tribunales egipcios han condenado a 64 partidarios de los HHMM a condenas de larga duración por supuestos cargos —resistencia a la autoridad, desorden público, vandalismo, ejercer la violencia y portar armas— que se produjeron en diferentes manifestaciones celebradas en protesta por el golpe militar.

El régimen egipcio ha clausurado, además, los medios de comunicación de la oposición, y confiscado la amplia red de caridad de la agrupación y los bienes de sus dirigentes.

Como consecuencia de las medidas represivas del Gobierno egipcio, al menos 1 400 personas han perdido la vida en las manifestaciones, 15 000 han sido detenidas, y cientos, recibido condenas a muerte.

Tags

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Close
Close