¿Dijo Estados Unidos que respetaría el resultado del referéndum en Cataluña?

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha entrado involuntariamente en la campaña del referéndum de independencia del 1 de octubre en Cataluña. Los partidarios de la secesión, como Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, se han basado en unas declaraciones suyas para decir que Estados Unidos respetaría el resultado de la votación convocada por la Generalitat, que ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional. Pero no fue así y esa no es ni mucho menos la posición oficial de la diplomacia estadounidense.

En una rueda de prensa el miércoles con periodistas extranjeros en Washington, se le preguntó a Nauert si EE UU aceptaría el resultado del referéndum catalán. Ella contestó: “Bueno, creo que el referéndum desde el punto de vista de EE UU sería algo que es un asunto interno. No querríamos interferir en ese asunto interno, así que dejaremos que el Gobierno allí y la gente allí lo resuelvan, y trabajaremos con cualquier gobierno o entidad que resulte de eso”.

Acto seguido, se le inquirió por la respuesta del Gobierno de Mariano Rajoy ante la convocatoria del referéndum, de las autoridades judiciales y policiales. Su réplica: “No estoy personalmente familiarizada con lo que acaba de mencionar, así que rechazaré hablar de cualquier cosa con la que no estoy familiarizada en alguna parte. Pero en conjunto, vemos eso como un asunto interno del Gobierno en términos del referéndum”.

Fuera de cámaras, Nauert insistió en que desconocía los detalles del proceso catalán y que no ha habido ningún cambio en la posición oficial del Gobierno estadounidense, que desde hace dos años lo considera un “asunto interno de España” y apoya una “España fuerte y unida”. Washington ha mantenido esa posición tras la llegada el pasado enero a la Casa Blanca de Donald Trump, que durante la campaña electoral alabó la victoria del Brexit como una recuperación de soberanía.

Desde círculos independentistas, se interpretó la confusa frase de Nauert de trabajar con “cualquier gobierno o entidad” como un aval claro al referéndum y su resultado. Sin embargo, preguntado al respecto, Noel Clay, otro portavoz del Departamento de Estado, explicó este viernes a EL PAÍS que la opinión “exacta” del Gobierno estadounidense es esta declaración de la portavoz el miércoles: “Creo que el referéndum desde el punto de vista de EE UU sería algo que es un asunto interno. No querríamos interferir en ese asunto interno”.

Preguntado sobre la validez de la frase de Nauert sobre cooperar con “cualquier gobierno o entidad”, el portavoz Clay contestó: “No diría [que la frase es] inválida sino que quizá sus declaraciones se sacaron algo de contexto. No obstante, aún creemos que este es un asunto interno”.

Tanto Junqueras como Puigdemont se refirieron en las últimas horas a ese supuesto cambio de posición de la diplomacia estadounidense. “Es normal que los estados digan esto es un asunto interno, lo ha dicho el Departamento de Estado de Estados Unidos esta semana pero también ha dicho que reconocerían el resultado de un referéndum”, dijo el vicepresidente catalán este viernes en una entrevista a la cadena SER (minuto 9).

En el acto de inicio de campaña, el jueves en Tarragona, el presidente Puigdemont aseguró también que “en menos de 24 horas” el Departamento de Estado y la Comisión Europea “han dicho que respetarán el referéndum”. Por lo que respecta a la Comisión, Puigdemont aludía a unas declaraciones también malinterpretadas de su presidente, Jean-Claude Juncker, aunque Bruselas había despejado cualquier duda al aclarar, unas horas antes, que acataría lo que dijeran “el Constitucional y el Parlamento español”.

Trump recibe en la Casa Blanca el próximo 26 de septiembre, a cinco días del referéndum, al presidente español, Mariano Rajoy. Hace dos años, en la antesala de las elecciones plebiscitarias catalanas, su predecesor, Barack Obama, defendió ante el rey Felipe VI la unidad de España. Se especula con si Trump hará lo mismo ante Rajoy.

Otro periodista se lo preguntó el miércoles a la portavoz del Departamento de Estado, pero Nauert dijo que lo desconocía: “Siento no darle la respuesta que está esperando, pero simplemente no estoy familiarizada con lo que dijo el presidente Obama y no tengo detalles de la próxima reunión”. Desde su eclosión, el soberanismo catalán ha buscado complicidades en EE UU por el origen secesionista de este país y la defensa del derecho a la autodeterminación que hizo el expresidente Woodrow Wilson, aunque la Constitución no permite la secesión de un Estado. Pero solo ha encontrado las simpatías de un pequeño grupo de congresistas.

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply


Wordpress Themes wordpress