Dastis defiende ante la ONU que el ‘procés’ es «incompatible con la democracia»

Desde que llegó el pasado domingo a Nueva York, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha repetido que no hablaría de Cataluña en su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, la gran reunión anual de la comunidad internacional. Mientras en España el desafío separatista ocupa los titulares y la atención, fuera de nuestras fronteras no supone una preocupación. La comunidad internacional no tiene dudas de que las ambiciones secesionistas no tienen encaje en la legalidad internacional, ha transmitido estos días el titular de Exteriores.

Cuando ha subido esta tarde del jueves a la tribuna de oradores de la ONU, sin embargo, no ha dejado dudas de que hablaba de la región española, aunque no la nombrara. «Cualquier desafío a las reglas del juego democrático constituye un ataque grave contra la convivencia en paz y libertad», ha dicho desde la misma tribuna de mármol esmeralda por la que esta semana han pasado Donald Trump, Emmanuel Macron o Theresa May. «Contraponer una presunta legitimidad a la legalidad constitucional desemboca inexorablemente en la vulneración de derechos fundamentales de millones de ciudadanos y es incompatible con la democracia».

En la misma línea que sus compañeros de Ejecutivo han repetido esta semana, Dastis ha insistido en que «el Gobierno de España ni puede ni va a renunciar a la defensa del Estado de Derecho y de los valores que lo inspiran: la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político». Más duro y más directo fue unas horas antes, en una pequeña entrevista emitida por el canal de Facebook de la ONU. En ella, arremetió contra la Generalidad: «Le pediría al Gobierno de Cataluña, no a las catalanes, porque los catalanes sufren ese Gobierno, que deje de contar mentiras y cese en esas iniciativas ilegales, excluyente y divisivas».

Dastis también ha aprovechado su intervención en la Asamblea General para ratificar la «plena implicación» de España con la Agenda 2030 en asuntos como la lucha contra la pobreza extrema, el hambre, la desertización o el calentamiento global. El ministro de Exteriores ha repasado los puntos calientes de la escena internacional -Siria, Irak, Líbano, el conflicto israelo-palestino, Libia, Mali, República Centroafricana, Sudán del Sur, Congo, Afganistán, Corea del Norte- hasta detenerse en Venezuela. Dastis ha insistido en que el Gobierno de Nicolás Maduro «lleve a cabo un verdadero diálogo con la oposición» y ha exigido «la liberación de todos los presos políticos, la celebración de elecciones libres y transparentes y el fin de la crisis humanitaria».

Como es norma en las intervenciones de España en la Asamblea General, Dastis se ha referido al asunto de Gibraltar, que cobra una importancia especial en el contexto de la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El ministro ha recordado el planteamiento de España para resolver la cuestión, que «conjuga la irrenunciable reivindicación de la soberanía española sobre la colonia con un estatuto que beneficie a los habitantes del Peñón de manera que puedan seguir disfrutando de las ventajas de la pertenencia a la Unión».

Una referencia a la invasión de Crimea –«una violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania, en clara contravención del Derecho Internacional», ha dicho– ha sonado a advertencia sobre la situación en Cataluña: «El imperio de la Ley en la esfera internacional no puede permitir quiebras al principio de soberanía e integridad territorial de los estados».

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply


Wordpress Themes wordpress