América LatinaBoliviaPolítica

Bolivia: Evo Morales y la lucha por el derecho al mar

Bolivia: Evo Morales y la lucha por el derecho al mar

Desde la fundación de Bolivia en el año 1825, su territorio se extendía hasta el mar Pacífico. Sin embargo, producto de una guerra entre esta nación, Chile y Perú hace más de 100 años, el país perdió su salida al mar.

El Tratado de Paz y Amistad firmado por Bolivia y Chile en 1904, establecía desde ese entonces los límites tras la guerra. En el documento, se determinaba que el país del altiplano perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

En el 2006, con la llegada de Evo Morales a Bolivia, en la nación se abrió, según el politólogo argentino, Atilio Borón, “un nuevo y luminoso capítulo en la historia de ese hermano país”.

Durante los casi 14 años de gestión, el Gobierno del presidente Evo Morales estuvo marcado por la estabilidad política, el crecimiento económico sostenido y el reclamo por una salida soberana al Pacífico.

Numerosos fueron los intentos de diálogo con Chile, sin embargo, hubo siempre una negativa. Por ello, a partir del 2013, ese reclamo se vuelve agenda permanente del Gobierno boliviano, al ser presentada una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, pues el país afirmaba que el tratado era “profundamente injusto e insolidario y que se basa en la posición ventajosa de un país que venció al otro”.

Así, reclamaban un corredor de al menos 10 kilómetros de ancho que abarcara desde la frontera con Chile al Pacífico, “más un pedazo de la costa en la cual desarrollar su actividad industrial y comercial”.

Inicio y desarrollo de un reclamo

El año 2013 marcó el inicio de un proceso que iba más allá de presentar la demanda contra Chile ante la CIJ.

El mandatario boliviano apelaba al tribunal de las Naciones Unidas para determinar la obligación de negociar una salida soberana a las costas del Pacífico, pero también explicaba al mundo la injusticia de negar a su país pocos kilómetros de mar.

Aun no siendo determinada la cuestión en disputa, en 2016, Evo anunciaba que el tribunal de la CIJ había establecido dos grandes victorias jurídicas. La “primera: que Bolivia nació con costa marítima; segunda: que el Tratado de 1904 no ha resuelto los temas pendientes entre Bolivia y #Chile, referidos a un acceso soberano de Bolivia al Océano Pacífico”.

Más adelante, en 2017, en la CIJ se inició una segunda ronda de argumentos escritos, en la que el Estado Plurinacional dio nuevos argumentos económicos, jurídicos e históricos, con el fin de demostrar los compromisos incumplidos por la Chile.

Mientras se esperaba el fallo de la CIJ, en septiembre de 2018, Evo Morales afirmaba que Chile suspendía el Comité de Fronteras,  en una especie de “política de dilatación” contra la nación andina.

Asimismo, el mandatario aseguraba que Bolivia tenía el firme propósito de lograr un acuerdo con Chile por una salida soberana al mar.

“La vida de la tierra no es posible sin agua, el mar no es solo una puerta al comercio sino una ventana a otros pueblos, a la vida misma”, explicaba en aquel entonces.

En octubre del propio 2018, Evo viajaba a La Haya para presenciar el fallo de la CIJ, la que dictó su sentencia descartando la obligación de Chile para negociar con Bolivia una salida al mar.

No obstante, ni Evo ni Bolivia detuvieron esfuerzos. Ante la decisión del tribunal, el mandatario aseguraba que el fallo estuvo determinada por “miedo” y anunció que analizaban pedir una “enmienda” o “aclaración” a la instancia sobre las “contradicciones” evidenciadas.

“Estamos pensando, estamos evaluando, si es vía Naciones Unidas o directamente a la Corte Internacional de Justicia pedir una aclaración una enmienda, una aclaración sobre estas contradicciones de la corte, en la parte histórica reconoce, hasta en la parte jurídica reconoce y dice no tiene obligación”, afirmó el mandatario.

Luego del revés, Evo también llamaba a fortalecer la unidad de los bolivianos “para encarar el proceso post fallo” y con su inamovible posición de exigir justicia, movía a la solidaridad internacional.

“Nuestra demanda Mar Para Bolivia, recibió el apoyo de 48 jefes de Estado, 33 cancilleres, 62 comunicados y declaraciones conjuntas, 7 de organismos internacionales, 19 personalidades mundiales, 2 Papas e incluso 48 personalidades y líderes políticos de Chile. No estamos solos”, resaltaba el titular boliviano.

Reiteraba también que Bolivia nunca renunciaría a la negociación por una salida soberana al Pacífico, y recordaba que “los pueblos del mundo saben que mediante una invasión se nos ha arrebatado el acceso soberano al mar”.

En el año 2019, luego de más de cuatro meses de la sentencia de la CIJ, Evo afirmaba una vez más su intención de recuperar el mar para Bolivia.

“Ahora el mundo entero sabe que Bolivia nació con una salida soberana al Pacífico y que nuestra causa es justa e irrenunciable”, señalaba.

Más adelante, anunció que asistiría a la Organización de Naciones Unidas (ONU), para reclamar la salida al mar del país andino, moción calificada de reivindicación marítima.

El golpe de Estado al gobierno boliviano en el 2019, puso fin a la presidencia del mandatario Evo Morales, trastocando no solo la paz y el orden político, sino también años de reclamos por los derechos legítimos de esa nación.

No obstante, aún en la distancia de su patria, el expresidente aseguraba que donde sea que se encontrara defendería el derecho de su país a una salida al mar.

Así, en marzo de 2020, a propósito de conmemorarse el Día del Mar en esa nación, el exmandatario reafirmó el derecho irrenunciable de Bolivia a una salida soberana al océano Pacífico.

“Pese a medidas de emergencia por el #Coronavirus, los bolivianos reafirmamos en el #DíaDelMar nuestro derecho irrenunciable e imprescriptible a retornar al océano Pacífico con soberanía”, escribía Evo en su cuenta de Twitter.

Tags

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Close
Close