Argentina: ¿Cómo afectan los “tarifazos” a las familias?

Pese a la aprobación de la ley antitarifazos, decidida por el Congreso durante la madrugada del pasado 31 de mayo, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, echó por tierra la iniciativa con un veto total firmado antes de la aprobación, manteniéndose el alza en los servicios públicos del país suramericano.

El argumento del Ejecutivo se amparó en el costo fiscal y la inconstitucionalidad de la ley, pese a haber sido debatida y proclamada en el Parlamento.

Según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda, el actual pago de servicios públicos implica un 21 por ciento de los ingresos familiares. En 2015, solo había que destinar el 6 por ciento del salario para el pago de las tarifas, es decir, un 15 por ciento menos que hoy.

En 2017 el Ministerio de Trabajo determinó que el sueldo mínimo pasaría a 10.000 pesos argentinos para julio de ese año. Con base en este ingreso, un trabajador debería destinar alrededor de 2.100 pesos argentinos solo para afrontar las tarifas, contra los 600 que necesitaba en 2015. Son 1.500 de diferencia entre la época sin tarifazos y la de los aumentos.

Para un salario mínimo, los 2.100 que demanda el pago de los servicios básicos, implican 84 litros de leche menos al mes o 67 kilos de pan menos al mes. Esto, tomando en cuenta que las familias no solo pagan tarifas de este tipo, sino también en viviendas alquiladas se destina un arriendo promedio de 7.000 pesos argentinos, según un informe de Reporte Inmobiliario para la Ciudad. Eso, sin contar los gastos de comida.

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply


Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Wordpress Themes wordpress